jueves, 21 de junio de 2012

Los incas y su biblioteca: Puquin Cancha


¿Alguien se ha preguntado alguna vez dónde guardaban los incas los quipus? Porque dado que los quipus eran soportes de información cuantitativos —y según algunos cronistas, hasta histórico-literarios— tenían que guardarse en algún lugar…, un lugar como un archivo, como una biblioteca. 

A primera impresión uno puede decepcionarse al enterarse de que los quipus no se encontraron en bibliotecas incas, sino en tumbas. Y pensaría por eso que los incas se guardaban la información como un secreto, porque se lo llevaban a la tumba. Entonces sentiría envidia por la antigua Asiria o por Egipto, culturas que contaron evidentemente con escritura y  por lo tanto con bibliotecas.

Felizmente algunos cronistas han dejado de manifiesto que los incas sí tuvieron una especie de biblioteca o archivo, y que en ella se guardaban no solo quipus, sino tablas pictóricas y telas que registraban toda la historia del  Tahuantinsuyo. Fue creada por Pachacútec para la memoria de los incas, y en ella hizo trabajar a sabios historiadores, tal vez los amautas y los quipucamayocs. Raúl Porras Barrenechea recogió esta buena información de cronistas como Sarmiento de Gamboa, quien señaló: 

Después que [Pachacútec] tuvo bien averiguado todo lo más notable de las antigüedades de sus historias hízolo todo pintar por su orden en tablones grandes y deputó en las Casas del Sol una gran sala adonde las tablas que guarnecidas de oro estaban, estuviesen como nuestras librerías y constituyó doctores que supiesen entenderlas y declararlas. Y no podían entrar donde estas tablas estaban sino el Inga o los historiadores sin expresa licencia del Inga.

Otros cronistas también hacen referencia a este lugar. Entre ellos mencionemos a Cristóbal de Molina y Bernabé Cobo. 

Bernabé Cobo indicó que los quipucamayocs  habían informado a los españoles en 1559 sobre un lugar conocido como Puquin Cancha (Pukín Cancha), lugar donde se había conservado  "los recuerdos de sus quipus y de sus pinturas". A este Puquin Cancha se refiere también Cristobal de Molina: 

Y para entender donde tuvieron, origen sus idolatrías; porque es así que éstos no usaron la escritura… tenían en una casa del sol, llamada Poquen Cancha que es junto al Cuzco, la vida de cada uno de los Incas, y de las tierras que conquistó, pintado por sus figuras en unas tablas, y que origen tuvieron.

Así que el Puquin Cancha pudo haber sido la biblioteca inca. Se cuenta, sin embargo, que fue destruido durante la invasión española, mientras que otros cronistas manifiestan que parte de su “colección” fue trasladada a Paititi, la ciudad perdida de los incas.


César Chumbiauca
 
FUENTES:
·          Del Busto Duthurburu, José Antonio (1977). Perú incaico. Lima: El Comercio, p. 109-111
·         Jamin, Thierry (s.f). El Puquín Cancha: ¿una biblioteca inca? Recuperado el 21 de junio del 2012 del sitio web de Thierry Jamin, http://www.pusharo.com/el-puquin-cancha-biblioteca-inca-pusharo-205.html

1 comentarios:

Anónimo dijo...

de Poquen Cancha se sabe poco por lo tanto se requiere una gran investigación que pueda dar con este enigmático caso incluyendo la ciudad perdida de Paititi

Lo más leído