lunes, 19 de noviembre de 2012

El bibliotecario peruano

     El pasado 14 de noviembre se celebró el Día del Bibliotecario Peruano. En seminarios, congresos y conferencias realizados en distintos puntos de reunión académica se habló mucho sobre el valor que tiene esta profesión en la promoción de la investigación, la educación y la cultura.  Y aunque abundó el relato de experiencias exitosas, se dejó entrever que queda mucho por hacer. 

     Para examinar con un ejemplo esta realidad basta con revisar la nota que el diario La República entregó acerca de la reedición del primer Atlas Geográfico del Perú, elaborado por Mariano Felipe Paz Soldán en 1865[1]. En la entrevista realizada a los dos responsables de la reedición, un geógrafo  peruano y un antropólogo francés, declara nuestro compatriota:

Nos costó casi cinco años encontrar un Atlas en buenas condiciones. Se visitó Biblioteca Nacional, la de Instituto Geográfico Nacional, el Fondo Reservado de la Biblioteca de San Marcos, La Biblioteca de la Cancillería, colecciones privadas, y era lamentable la falta de una política pública de conservación de documentos tan importantes. Lo encontramos en la biblioteca en la Colección Denegri del Instituto Riva Agüero de la Universidad Católica.

     Extraemos de la cita un aspecto clave que hay que combatir: «… y era lamentable la falta de una política pública de conservación de documentos tan importantes.» Sería una injusticia decir que las deficientes bibliotecas de nuestro país son causa de ineficientes bibliotecólogos, aunque felizmente nadie lo dice. ¡Sería un disparate!, si al igual que les sucede a los archiveros de carrera, no nos dejan trabajar. Buenos bibliotecólogos hay y que trabajan en el Instituto Riva-Agüero, por dar un ejemplo. Pero el Instituto Riva-Agüero pertenece a la Pontificia Universidad Católica y la Universidad Católica es privada.  Las cosas se complican en las bibliotecas públicas o de entidades nacionales. Aquí los profesionales afrontan las trabas burocráticas, la larga espera de sus proyectos, los bajos presupuestos y un tristemente etcétera. Aquí el profesional se las arregla como puede, por lo cual la calidad de su biblioteca está a la altura de sus agallas. 

     Por su franco trabajo y la chambaza que tiene por delante, el bibliotecario se tenía muy bien merecido su día.

César Chumbiauca

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ME GUSTARIA QUE HICIERAN UNA SEMBLANZA A LA GRAN LABOR QUE REALIZO LA DIRECTORA ROSA SANCHEZ PIZARRO EN LOS AÑOS 1980 EN LA BIBLIOTECA MUNICIPAL DEL CALLAO EN FAVOR DE LA COMUNIDAD CHALACA

SANDRA dijo...

ME GUSTARIA QUE HICIERAN UNA SEMBLANZA A LA GRAN LABOR QUE REALIZO LA DIRECTORA BIBLIOTECOLOGA DE LA BIBLIOTECA MUNICIPAL DEL CALLAO EN FAVOR DE LA COMUNIDAD CHALACA

César Chumbiauca dijo...

Estimada Sandra, he estado averiguando sobre Rosa Sánchez Pizarro, pero no cuento co información sobre ella. Tal vez tú puedas proporcionarme información o en el mejor caso podrías tú misma escribir la semblanza, lo corregimos y lo subimos con tu firma de autora. ¿Qué te parece?

Lo más leído