jueves, 12 de diciembre de 2013

Para contar en la cena de Nochebuena

César Chumbiauca
Es el mes de la Navidad y como es una época para compartir, bueno es poder hacerlo durante la cena de Nochebuena con una historia para calentar el alma. Por eso anotamos aquí algunas famosas historias de reconocidos escritores. Busque en una biblioteca o en alguna librería el que más le agrade y nárrelo con una taza llena de chocolate…

La vendedora de fósforos (Hans Christian Andersen)
Un corto relato sobre el afecto representado en los fósforos de una pobre niña quien no ha podido venderlos en plena Nochebuena, pero que los usa en medio del terrible frío para darse un poco de calor.

El gigante egoísta (Oscar Wilde)
Un gigante tiene un jardín donde juegan los niños, pero invadido por el egoísmo pone un muro para que ellos no se diviertan en él. Al hacer esto, su jardín se llena de soledad y tristeza. Pero su corazón malo cambiará cuando un pajarillo aparezca cantando en la rama de uno de los árboles. Solo al final sabremos por qué este relato es un cuento de Navidad.

Lo que lleva el Rey Gaspar (Azorín)
Los tres reyes magos se han ido quedando pobres, ya no hay mucho qué regalar a los niños. Lo que llevan es poco. ¿Qué le queda en el bolsillo al Rey Gaspar?

Canción de Navidad o Cuento de Navidad (Charles Dickens)
Scrooge es un hombre rabioso, frío, egoísta y solitario que detesta la Navidad. Tres espíritus, uno del pasado, otro del presente y otro del futuro le mostrarán que la vida sin amor no tiene un buen final.

El Cascanueces y el rey de los ratones (Ernst Theodor Amadeus Hoffmann)
Dos niños, Fritz y María, esperan por sus juguetes de Navidad. Entre los obsequios está el Cascanueces, un muñeco que toma vida por las noches para enfrentarse contra el rey de los ratones. María, la hermana, es testigo de esta contienda y se ve involucrada en favor del muñeco. Luego de un accidente, María descubrirá a través de una historia que el noble Cascanueces es un joven hechizado.

La Navidad en los Andes (Ciro Alegría)
El escritor peruano nos relata cómo se celebraba en su casa la Nochebuena, un momento especial en que incluso su padre, que era ateo, lo celebraba con alegría por sus hijos.

0 comentarios:

Lo más leído