lunes, 21 de julio de 2014

Asuntos de la bibliodiversidad




Por César Chumbiauca

La bibliodiversidad es una palabra de reciente origen y que compete a editores, libreros, bibliotecarios, escritores, maestros y público lector. Incluso tiene hasta una fecha de celebración. Cada 21 de setiembre se festeja el Día B, también conocido como el Día Internacional de la Bibliodiversidad. Es promovido por la UNESCO y asociaciones de editores independientes, y suele manifestarse a través de la liberación de libros, es decir, que algunas editoriales o cualquier persona dejan en algunos lugares específicos (bancas de parques, librerías, centros comerciales) algún libro para que otra persona pueda tomarlo libremente y llevárselo a su casa. Sin embargo cabe preguntarse por qué existe este día, qué simboliza, qué es la bibliodiversidad.

La antropóloga Ivana Mihal es especialista en este asunto. Ella ha observado en qué medida las políticas estatales se ocupan de la diversidad cultural y cómo la UNESCO, los editores independientes y las bibliotecas le han hecho frente a los nocivos dictados neoliberales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), promotora de una globalización despreocupada de los grupos humanos excluidos.  Mihal explica: "La bibliodiversidad se vincula con los temas, las ediciones, los autores, pero además involucra las posibilidades de construir imaginarios, idiosincrasias, visiones del mundo, creaciones, ideas, sentidos simbólicos individuales y colectivos, y experiencias que definen la variedad humana."

Esto significa que la bibliodiversidad no solo promueve nuevos autores y nuevas lecturas, sino que trata al libro como un vehículo de transmisión cultural e instrumento de inclusión social. Para hacernos una idea preguntémonos lo siguiente: ¿cuántos libros en quechua u otro idioma nativo se editan anualmente en el Perú? ¿Cuántos libros en formato Braille están disponibles para personas que lo necesitan? ¿Por qué a pesar de tantas políticas para abaratar el precio de los libros, siguen estando tan caros, sobre todo aquellos que por su forma de presentación son tan interesantes para el público infantil? ¿Cuántas bibliotecas públicas encuentra usted cerca de su casa, y especialmente si vive apartado del centro de la ciudad? Todos estos son problemas que han despertado el interés de gente que no ve al libro únicamente como una mercancía. Por esto nace la bibliodiversidad, y el Día B, para recordar que el conocimiento y la cultura se comparten antes que venderse.

0 comentarios:

Lo más leído