lunes, 20 de junio de 2016

Elecciones presidenciales 2016: libros, tesis, bibliotecas…

Se acabaron las elecciones presidenciales y vuelve la pax peruana. En el camino hacia el poder máximo de la Nación, los candidatos han hecho de todo para ganar votos. Así, entre las esquirlas de los destapes políticos y las opiniones infelicescon algunos destellos de buenos ejemplos, hubo presencia del mundo académico, libros, bibliotecas… no tanto como objetos de propuesta, sino como circunstancias o flancos de vulnerabilidad. 

No es plagio, es copia 
Libro de Alfonso W. Quiroz.
Junto al roche de Julio Guzmán por no cumplir con los procedimientos electorales, el otro escándalo mediático más inolvidable de la primera vuelta fueron los plagios en la producción intelectual de César Acuña. Se descubrieron amplias secciones de plagio en su tesis de doctorado, dejando mal parada a la Universidad Complutense de Madrid (dejando también mal parados, de paso, a todos los becarios peruanos en esa casa superior de estudios). Ante las acusaciones, el candidato se defendió aduciendo que había copiado, no plagiado, porque copia y plagio no es lo mismo. Al poco tiempo, la prensa difundió la noticia acerca de que Acuña se había adjudicado la autoría de un libro de Otoniel Alvarado Oyarce, respetable docente universitario. Con esto su prestigio moral e intelectual quedó embarradoquedando demostrado por qué leía tan pésimo siendo incluso rector de una Universidad que lleva el nombre del poeta más universal de las letras peruanas, César Vallejo.  

Las tesis misteriosas 
Otra vez Acuña: también se hallaron párrafos sospechosos en su tesis de maestría, la cual debió encontrarse en la Biblioteca de la Universidad de Lima. La prensa fue a buscarla y nunca se la pudo prestar. Pero en asunto de ubicación de tesis, el campeón fue Alan García Pérez, quien ya no existe políticamente, está más desaparecido que su tesis de abogado en la Biblioteca de San Marcos y más inexistente que su tesis de maestría en la Biblioteca de la Universidad de San Martín de Porres. Alejandro Amenábar podría filmar Tesis 2 con estos misterios. 

La biblioteca barnechévere y un libro valioso 
La otra cara de la moneda fue el candidato por Acción Popular, Alfredo Barnechea. Un humilde candidato con una casota tan bonita y tan grande que tiene espacio para una nutrida biblioteca de dos pisos con más de 14.453 títulos y reconocida entre las 50 bibliotecas emblemáticas del Perú, entre históricas, institucionales y privadas. En serio, qué envidia… ¿Estará en sus estantes las tesis de Alan y el libro de Acu... perdón, de Otoniel Alvarado? Qué importa, porque el libro que de seguro sí está es Historia de la corrupción en el Perú, de Alfonso W. Quiroz Norris,  obra que, como una espada de la memoria, fue blandido por Pedro Pablo Kuczynski durante el debate en Piura frente a la lideresa del fujimorismo.

Esperemos que para las próximas elecciones los peruanos sepan distinguir a los candidatos intachables, cultivados, con intereses sinceros por la educación y la cultura.

0 comentarios:

Lo más leído