martes, 21 de agosto de 2012

Una fuente de referencias para el estudio de las bibliotecas coloniales


La historia del libro en el  Perú es un tema que interesa a historiadores, literatos y bibliotecarios, especialmente cuando trata de las bibliotecas de las personalidades más destacadas del virreinato. Identificando qué era lo que se leía en esa época se puede conocer más o menos el desarrollo de las ideas, las influencias de los hombres de letras y los autores que causaron mayor impacto.

En el estudio que Paul Rizo-Patrón[1] hace de la biblioteca de don Juan José de la Puente Ibáñez de Segovia (1724-1796), el quinto de los marqueses de Corpa, se ofrece previamente una nutrida referencia de todos los historiadores que han realizado trabajos relacionados a las bibliotecas privadas coloniales. 

El texto comienza por mencionar a Pedro Guibovich, autor de Censura, libros e Inquisición en el Perú colonial. 1570-1754, que explica el tratamiento que tenía la Iglesia con los libros prohibidos y aquellos «escritos de filósofos de la Ilustración temprana, tremendamente perniciosos en sus enseñanzas a los ojos de los miembros del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición». Es igual de interesante   la mención a los 2153 títulos hallados en la biblioteca del responsable del Manuscrito de Huarochirí, Francisco de Ávila, en un artículo de Hampe Martínez, quien escribe además Bibliotecas privadas en el mundo colonial: la difusión de libros e ideas en el virreinato de Perú (siglos XVI-XVII). Por otro lado, largo es el inventario de libros anotados por Pablo Macera en Bibliotecas peruanas del siglo XVIII. Mientras, Luis Alberto Sánchez, que no se queda atrás, hace referencia a la biblioteca de Micaela Villegas, más conocida como «La Perricholi».

Entre otros investigadores, se citan a Felipe Barreda y Laos, Aurelio Miró Quesada, Raúl Porras Barrenechea, Federico Schwalb, Rubén Vargas Ugarte y Luis Jaime Cisneros. Desde luego, el propio trabajo del profesor Paul Rizo-Patrón sobre la biblioteca del V marqués de Corpa resalta que ésta se encontraba «entre las más ricas de su tiempo, en una ciudad y en un virreinato donde la gran mayoría, aun de sus elites, no leían o lo hacían muy poco». Al parecer, poco han cambiado las cosas…


César Chumbiauca
                                                                                            


[1] Rizo-Patrón Boylan, Paul (2012). Una biblioteca «ilustrada» del siglo XVIII: La biblioteca de los marqueses de Corpa. En  Homenaje a José Antonio del Busto Duthurburu, tomo 2. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2012, pp. 771-782

0 comentarios:

Lo más leído