martes, 25 de noviembre de 2014

Los vltravangvardistas

Portada: vltraVangvardia
(o la nueva generación de cantores metafísicos de la palabra)
Hipocampo editores, 2014.

Acaba de presentarse la antología poética vltraVangvardia (o la nueva generación de cantores metafísicos de la palabra). Con el espaldarazo del reconocido historiador literario César Toro Montalvo, este libro pretende iniciar la superación y suma total de la vanguardia nacional. Oliverio di Marzo, su prologuista, ha escrito: «¿Son los vltravangvardistas parricidas? Sí. ¿Como Hora Zero? ¿Como Kloaka? No, porque ellos nunca lo fueron ya que siguieron los postulados anglosajones de los beatniks en un contexto tercermundista y de lengua española. Entonces, ellos no pueden llamarse parricidas, los vltras sí». Qué osadía, pero solo el tiempo demostrará de qué están hechos estos vltravangvardistas y si el público lector y la crítica atenta logran sintonizar con ellos. Por el momento es peculiar que dentro de la lista de los poetas antologados se encuentren tres bibliotecólogos.

Es normal que los literatos (novelistas, críticos, ensayistas) lideren bibliotecas, que sean conocidos como directores bibliotecarios por su aura intelectual y amor por los libros. Pero bibliotecólogos que resalten como vates o narradores es extraño, aunque de poeta y loco todos tenemos un poco. Del único bibliotecólogo del que se ha tenido noticia como poeta es de Rubén Urbizagástegui, integrante del bullicioso grupo de los setenta, Hora Zero:
CON LA SANGRE Y LA MIRADA DE LOS MUERTOS todavía vibrando en mis manos, partí para Puno. Harto de persecuciones, harto de represiones, harto de muertos y heridos rondando mi vigilia. Asqueado de la policía y el ejército. Con la cabeza febril hirviendo de tantas emociones… (De Caminando y cantando sobre la mansa barriga de una vieja lagartija.)
No obstante su buen puño literario, hay que reconocer que Urbizagástegui resultó ser más figura en la estadística (es un especialista en bibliometría) que en las letras.

De los poetas de vltraVangvardia, los tres formados entre tablas de clasificación y normas de catalogación son Raúl Solís, Abraham Roca Inti y Rubén Landeo, cada uno con libros ya publicados.

El primero, Raúl Solís (1976), ha sido líder del grupo poético El club de la Serpiente y Parnaso Perpetuo. En la antología de Vltravangvardia brilla con poemas como “Dark druida”, “iPADS.33” y “Leyendo un magazine sobre los Sex Pistols”, este último escrito en prosa, con empleo del humor negro,  matizado del influjo rebelde de la pluma de Bukowski y la Generación Beat:
Mas tú, Sid, te mofabas del crimen organizado, eructabas, que va, esos matones te llegaban a los cojones. Para ti, lo único que valía la pena era tocar el bajo con los Sex, y joder, joder al sistema, a las normas, a la cultura, y a tu madre, que mal que te parió, a pesar de todo, era tu madre.
Abraham Roca Inti es el seudónimo de Frank Turlis (1976). Los poemas que uno encuentra en la antología distan mucho del estilo de Raúl Solís. Roca Inti prefiere una poesía más sutil y espiritual, prescindiendo incluso de ponerle título a algunas de sus composiciones:
Su caminar era lento
Auscultaba todo el sendero
Lo encontraba enamorado
del silencio
La nada era su mayor contemplación
Finalmente, tenemos al poeta Rubén Landeo, quien según la reseña del libro se dedica a la “digitalización de información”. Podemos pensar que cuando no está frente a un escáner bullen sus emociones y se pone a escribir. Como vemos en el fragmento, se da el lujo de utilizar las diagonales como puntos seguidos por puro antojo. Una prosa caprichosa:
Pronto el agua cubrió la faz de la tierra/ Solía mirar la tierra por un caleidoscopio/ Mi ojo expande el horizonte/ Encontré un fósil/ Perdido por el laberinto de Minos… (Océano)
Landeo, tal vez más consciente de la postura parricida que quiere tomar vltraVangvardia, llega a escribir:
Scorza.Delgado.Moro.Varela.Eielson.Vallejo.Westphalen.Arguedas.
MartínAdán.Churata.
En unas palabras: ¡A la hoguera!
(Pira de libros)
Estos poetas y todos los de la antología buscan hacerse un espacio dentro de la poesía peruana. ¿Será una voz en el desierto? ¿Alcanzarán el gratificante aplauso del público y sobre todo la comprensión de su obra? ¿Serán parricidas de ímpetu o de pose? A esperar.

César Chumbiauca.

8 comentarios:

RL dijo...

Sin comentarios.)

LANDEO dijo...

Habría que distinguir el artificio del punto de vista, el escribidor siempre miente, no quiere decir, que el escribidor sea el autor, el autor puede trabajar y ser por otro lado, un ser escindido, el escribidor es un ser hecho de palabras impresas, la conciencia de la conducta parricida está en un personaje mio, un fotografo que lagrimea sobre hogueras prendidas por un gran presidente, que pueda ser una analogia con la historia reciente peruana, yo al menos recreo a un fotografo quien toma fotos a un presidente y a la vez lagrimea por una conducta reprochable de su retratado. Ahora, creo y hablo como Rubén Landeo y no como el escribiente, que aquel libro es un conjunto fragmentario y no es unitario, se trata más bien de jugar con los posibles puntos de recepción y creo que logró su objetivo. La discusión y la polémica es tan útil como el consenso, porque permite ahondar por puntos disímiles, no se trata de fijar puntos como estacas, sino más bien de merodearlos. Mi intención es la de exponer y no la de sobreponer...( Rubén Landeo, el bibliotecario)

Anónimo dijo...

Recordemos que Eguren en una etapa de su vida también laboro como bibliotecario, y esto algo de misterioso igualmente debe tener..

Ruben Urbizagastegui dijo...

Hummmm hummmm "Es normal que los literatos (novelistas, críticos, ensayistas) lideren bibliotecas, que sean conocidos como directores bibliotecarios por su aura intelectual y amor por los libros". Que bellaquise!! Esos han sido siempre los peores directores de bibliotecas que nunca resolvieron ningun problema bibliotecario nacional ni tuvieron vision del futuro.

Si para ser director de una biblioteca bastase ser "intelectual" (Quien ese ser humano que no es intelectual??) y tener amor por los libros, este seria un mundo mejor. Parece que los juegos del poder politicos no existiesen ni tampoco las clases sociales.

Ahora,, si se trata de poesia ... quien decide lo que es poesia o lo que no es? Y como se decide?

Quien creo a los creadores?

En la imaginacion del columnista parece que no existen ni poder politico, ni poder cultural, ni clases sociales.

Existe la poesia peruana? Yo veo solo pequenos imitadores de otros espacios y otras latitudes. No se si esa imitacion (otros lo llamaran influencias) es realmente "poesia y peruana".

César Chumbiauca dijo...

Después de estos comentarios, he repasado mi artículo y la verdad que me da un poco de vergüenza haberlo escrito con un tono medio irónico, pero a veces ese tono genera la polémica y convierte en una atracción al libro, además porque como figuraban bibliotecólogos no quería parecer un sobón y romántico por ver amigos de mi profesión. El día de la presentación del libro yo estuve allí, en la Casa de la Literatura, y tuve la ocasión de conversar con algunos de los poetas de la antología. Fueron muy amables conmigo y si leyeron este artículo y les pareció torpe o detestable, pido disculpas por resultar injusto. Soy profesor de Literatura en un colegio y les enseñé los poemas a mis alumnos, sobre todo a aquellos que son curiosos y suelen preguntar qué movimiento artístico le sigue a la vanguardia.

En cuanto a ese tema de los directores de biblioteca literatos, me refería a que suele pasar así, que en realidad tienen mucho amor por los libros y que tienen aura intelectual, esto no quiere decir que no lo tengan tampoco los bibliotecarios puros (los de la antología de Ultravanguardia lo demuestran). Y es verdad, estimado Urbizagástegui, algunos literatos no resultaron tan buenos bibliotecarios y el ejemplo más claro, el señor González Prada. Y sobre eso de que "en la imaginación del columnista parece que no existen ni poder político, ni poder cultural, ni clases sociales", quisiera que solo lo parezca en mí y no en toda la comunidad bibliotecaria, técnica y poca crítica al sistema neoliberal que ya empezó por hacer puramente matématica a los estudios en Economía que en principio debería ser crítica. Ojalá que mi falta de visión cultural, política y de clases sociales no sea una muestra de fracaso para aquellos que lleguen a leer este artículo que le dio duro a la ENB en los años setenta y que su autor, Vladimir Herrera, tituló "De cómo la bibliotecología ayuda al imperialismo". http://1.bp.blogspot.com/-211zUL6OxuM/UiV9rNGwdKI/AAAAAAAAAoU/ER5r0PETXf4/s1600/BiblioCapitalista.jpg

Anónimo dijo...

A la vangvardia peruana le sigue la vltravangvardia: un saber místico y profundo..

Ruben Urbizagastegui dijo...

hummmm asi que segun Vladimir Herrera, "la bibliotecología ayuda al imperialismo"? Entonces tambien habria que preguntarnos si la poesia (y en especial la poesia de Vladimir Herrera), no ayuda al imperialismo. Hoy en pleno siglo 21, cual es esa area del conocimiento que no ayuda al imperialismo? Acusaciones de este tipo son simplones. Lo cierto es que la bibliotecologia mundial le debe mucho a ese funcionalismo castrante que es practicada por la academia americana y en especial por la bibliotecologia difundida por la ALA. Pero igual sucedia con el Marxismo ortodoxo y con el trosquismo inocente de Vladimir Herrera. Si no lo conocere yo de Hora zero. Pero tambien la biblioteologia peruana esta impregnada de esa bibliotecologia funcionalista. Si en cien annos no ha cambiado, dudo que cambiara en los proximos cien annos.

César Antonio Chumbiauca dijo...

Jaja... Tiene razón, que área no ayuda al imperialismo, porque si no la ayuda es marginada. Pero me contenta que usted también sea crítico de los marxistas ortodoxos. ¿Qué opina de la bibliotecología de Fernando Baez en Venezuela? Al parecer quiso hacer una que no sirviera al imperialismo.

Lo más leído