viernes, 22 de enero de 2016

Libros que llegan al aula

Imagen: Agencia Peruana de Noticias / ANDINA

Por César Antonio Chumbiauca

Una de las primeras lecturas que disfruté de niño fue Las aventuras de Tom Sawyer. Estaba en cuarto grado de primaria y teníamos una clase donde el profesor nos hacía recostar en la carpeta con los brazos cruzados, los ojos cerrados y en silencio. Era una delicia entonces escuchar la narración acerca de los enredos de Tom. Son las clases que más recuerdo, porque mi memoria perdió el nombre del profesor, de mis compañeros y de lo que aprendí en otros días. Pero visto a la distancia, ¿por qué solo leía el profesor y nosotros solo escuchábamos? Respuesta: Tiempos difíciles para que papá y mamá compraran libros y además porque el colegio no tenía biblioteca.

Hoy la situación ha mejorado. Actualmente muchos colegios cuentan con bibliotecas, no solo para los estudiantes de secundaria, también hay para los niños de primaria e incluso módulos de lectura dentro del aula para los pequeños de inicial. Es bueno que el Ministerio de Educación se esté preocupando por esto. Según el diario El Peruano, han sido enviados libros nuevos de muy buena calidad y contenido a “22,600 nidos y a 12,500 programas de formación inicial” de zonas urbanas y rurales.

Por otro lado, el proyecto educativo peruano “Un millón de niños lectores”, que se propone alcanzar esa cantidad antes de que se cumpla el bicentenario de nuestra independencia, ganó de la compañía editorial Pearson nada menos que 20 mil libras esterlinas para llevar módulos de lectura a colegios públicos. Teresa Boullón, directora del proyecto, declaró con orgullo para el diario El Comercio: “Hemos logrado buenos resultados con las bibliotecas, por ejemplo el colegio Augusto Gutiérrez (Chorrillos), donde implementamos una, ya está entre los mejores 40 colegios en comprensión de lectura de Lima.”

Plausibles son estas iniciativas que pretenden acercar los libros a los escolares. El siguiente paso es trabajar para que los módulos de lectura y las bibliotecas se conviertan en espacios abiertos, vivos y estimulantes con profesores que lean y bibliotecarios amables. 

0 comentarios:

Lo más leído