jueves, 21 de agosto de 2014

Propuesta para un alcalde candidato



Dr. Campos
Alcalde del distrito de San Jorge de las Flores

Soy un muchacho de 18 años y estoy cerca de votar en las elecciones por primera vez. Ya los anuncios están por todas partes, los candidatos sonríen por aquí y por allá, en los postes de las avenidas, en las paredes sin tarrajear y en los polos estampados de sus partidarios. Usted es uno de ellos. Usted quiere reelegirse.

Recuerdo que hace casi cuatro años, cuando era candidato, vino a La Esperanza, el sector en donde vivo y en donde vive la mayor parte del distrito. Usted trajo un discurso. No sé si lo recuerda. Dijo que si salía elegido le iba a dar al pueblo algo más que servicios básicos, ornamento y seguridad: dijo que iba a hacer de San Jorge de las Flores un distrito educador.

Pero, ¿dónde está el distrito educador?

No hay nada de eso, señor Alcalde. Creo que preocuparse por la educación no es la competencia de un edil. Qué difícil debe ser querer educar a todo un distrito. Ni siquiera hay ejemplos. Ni siquiera lo apoya la policía, ni sus concejales ni sus partidarios. El municipio es una olla de grillos. La corrupción acecha por todos lados. Así, ¿cómo se va a educar a la juventud?

Pero yo tengo una idea… ¡Ponga una biblioteca!

¿Una biblioteca?, se preguntará. Sí, una biblioteca. Ya tenemos suficientes lozas deportivas y parques, sin embargo están invadidas por los drogadictos y, en los que no, hace un viento helado. Yo supongo que los “perdidos” no entrarían a envenenarse en una biblioteca. Además, no sabe la falta que hace. Para mí, por ejemplo, que me preparo solo a ver si tengo la suerte de ingresar a la universidad, no me queda más que estudiar en casa con los compendios que a duras penas he comprado. Pero ¿sabe qué?, no puedo estudiar. Mis padres se llevan mal, tengo hermanos menores y mis vecinos hacen escuchar sus canciones despechadas a toda la cuadra. Salgo a la calle y me encuentro con  hostilidad: mercados desaseados, combis bulliciosas, avenidas de concreto sin ningún solo árbol. Casi a diario me tengo que ir lejos, viajar hasta el Centro de Lima para encontrar una biblioteca que me abra sus puertas, pero dada la distancia, no siempre encuentro lugares libres y tengo que estudiar sentado en el suelo. Al menos eso.

Prometa, como un hombre de verdad, que va a construir una biblioteca para el distrito, inclúyala en sus propuestas. Aproveche, ningún otro candidato se ha fijado en eso. Todos prometen sandeces, más cemento, como si el concreto fuese señal de progreso. Usted sabe que no es así. Sabe que la educación es el factor del cambio. Yo le doy su segunda oportunidad con mi voto, a pesar de que mis opiniones líneas arriba hagan parecer que su gestión dejó al distrito como una distopía. Espero no pecar de ingenuo, supongo que estoy desesperado.

Atte.
C.A.C.S*

*(Esta carta es un ficción.- César Chumbiauca).

0 comentarios:

Lo más leído